divendres, 18 de maig de 2012

Armadura,escudo y refugio...

Hay veces que la vida es dura para un niño,tanto que hace que dejes de confiar en todos,incluso en tu familia,y en aquellos que llevan a tu lado desde que tenías a penas cuatro años.
Esto sucede cuando alguien que,en teoría,no debería fallarte nunca,lo hace cuando aún eres una niña y todo te afecta más.A una edad a la que deberías estar jugando con muñecas,a la comba,con tus amigos de cole,lloras,y buscas la manera de evitar ese sufrimiento a tu hermano pequeño,para que él  sí sea feliz,aunque sea a costa de tu propia felicidad,pero no te importa,porque le quieres,y por él asumes ese peso,esa carga adicional que no tendrías porque llevar,pero lo haces porque te importa y quieres seguir viéndole sonreír.
Pasa el tiempo,casi todo continua igual,y lo que cambia,empeora.Pierdes a alguien a quien quieres mucho,una de las pocas personas en las que confías,teniendo sólo trece años,y tú te lo tomas como una traición.
Tu corazón piensa que ya no portará perder a alguien a quien quiera,ni que alguien en quien confíe le traicione.Piensa que si eso sucede,se romperá en pedacitos,y no podrá recomponerse.Por este motivo,se construye un escudo y un refugio,y se cierra con llave dentro de él,pues está asustado,tiene miedo,y tú también.Te sientes sola,pero no impides que tu corazón se proteja,se refugie,piensas que es mejor así.
Empiezas a alejarte de todos los que te rodean,sólo hay tres personas que no te dejan hacerlo,que te siguen llamando y se siguen preocupando por ti a pesar de que les digas que no lo hagan,que no quieres saber nada de ellos,pero te quieren,y no te abandonarán,eso te contestan
Pero tú no sales con ellos.Empiezas a quedar con otras personas,"malas influencias" te dicen todos,pero te diviertes,y eso es lo importante,te dices a ti misma.
Unos meses después,una de esas tres personas te hace hacerle una promesa,dice que es algo que cambiará la vida,que será bueno para ti,que te vendrá bien.Tú no estás segura de que tenga razón,pero lo has prometido,y las promesas se tienen que cumplir,¿verdad papá?, preguntas y,aunque nadie pueda responder,sabes que la respuesta es afirmativa,él te lo enseñó.
Cumpliendo con lo prometido,entras en un grupo scout de tu ciudad.Al principio te parece una secta,piensas que están todos locos,que no pintas nada allí,pero tienes que continuar tienes que intentarlo de verdad,de lo contrario estarías rompiendo tu promesa.
Y después de intentarlo,decides dejarlo,pues no quieres hacer daño a alguien.Pero una persona(que en un futuro será alguien muy importante para ti,aunque aún no lo sabes) se acerca y te dice "Tienes que seguir con nosotros hasta el final".Tú le dices que sí para que te deje en paz,pero insiste "prometemelo",dice ahora.Tú le miras,y entre sollozos,le dices que sí,que lo prometes,sin saber que esa es una de las decisiones más importantes de tu vida.
Y sigues en el grupo,pero guardando las distancias,no puedes permitirte confiar,no les conoces,no sabes como son.
Sin embargo,tu corazón abre la puerta de su refugio,sin salir de él,y sin dejar el escudo,pero deja la puerta abierta,y deja a la gente saber quien es,que existe.
Un año después llega a tu vida una persona que,después de una año desconfiando de ella,tu corazón decide confiar,guardar el escudo en el refugio,y salir de él,pues piensa que ella hará de escudo ahora,que estará a su lado siempre,que si se rompe,ella le ayudará a recomponerse.
Y cerca de dos meses después,en un fin de semana,conoces a otra chica,y de la noche a la mañana,tu corazón le dice "sí,ahora y siempre".
Y no se equivoca,o eso parece al principio.Los primeros dos años todo va bien,pero al tercero empiezas a sentir que algo cambia.Lo hablas con ellas,primero con la pequeña,y luego con la mayor,pero no le dan más importancia,y piensas que tal vez no la tenga.Además,tu corazón ahora confía en unas pocas personas más,no muchas,pero alguna sí.
Sin embargo,no logras apartar de ti esa sensación de que o te estás distanciando de ellas,o ellas de ti,o ambas cosas,y no puedes hacer nada por evitarlo.Sientes que las estás perdiendo,y sabes que tú corazón ha vuelto a coger su escudo,y está a punto de meterse en su refugio de nuevo,pero no piensa en cerrar la puerta,pues hay más personas en tu vida,y no quiere volver a estar solo.Aunque,en parte,perder a estas dos personas,es estar sola otra vez.
Sientes que en el interior de tu corazón hay metal,el metal con el que tu corazón está creándose una armadura,más fuerte que un simple escudo,aunque no se lo piensa quitar,y que solo se la pondrá si se pierde la amistad con estas dos personas,mas ¿que hacer para evitar lo inevitable?



13 SIEMPRE

A veces,los siempre,no son para siempre.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada